domingo , mayo 22 2022

CUANDO LA ADULACIÓN TRASPASA LOS LÍMITES

Por: Óscar Aníbal Puerto Posas

Tiburcio Carías (1875-1969) fue el más adulado de los gobernantes hondureños y ello se explica por su largo mandato, con poder omnímodo- que abarca de 1932 a 1948. Es larga la secuela de las adulaciones de que fue objeto. Basta con decir que casi todos los escritores que publicaron sus obras en el período indicado, se las dedican al dictador.

Para 1940, Carías había violado la Constitución de 1924 y emitido la Constitución de 1936. Uno de sus artículos, el artículo 202 establecía que la presidencia y la vicepresidencia de la República ejercidas respectivamente por los ciudadanos doctor y general don Tiburcio Carías Andino e ingeniero y general don Abraham Williams Calderón, terminaría el primero de enero de mil novecientos cuarenta y tres…”. Antes de llegar a esa fecha –en 1942- el Congreso Nacional Ordinario se convirtió en Asamblea Nacional Constituyente y los ciudadanos arriba mencionados, son nuevamente reelectos. Así se completaban los 16 años que duró la dictadura del general Carías.

Algunos de sus cofrades le hicieron férvidas adulaciones. La dedicatoria de don Rómulo E. Durón, es poca cosa. Si la comparamos con otras manifestaciones de servilismo. Veamos: por Decreto Legislativo No. 40 de fecha 5 de febrero de 1945 se declara el día 15 de marzo (aniversario del nacimiento de don Tiburcio) “Día de la Paz y de dar Gracias a Dios” (sic).

El Decreto Legislativo No. 88 de doce de marzo de 1945 declaraba “Himno de la Paz de Honduras”, la compasión poética del licenciado Alejandro Alfaro Arriaga con música del filarmónico Práxedes Martínez. Que fue una consecuencia del decreto antes citado. Hay una palabra admitida por la Real Academia Española, que define a la perfección a don Alejandro Alfaro Arriaga y a don Práxedes Martínez (la voy a utilizar con perdón de sus descendientes). “Adulones: adulador servil y bajo”. Me ha sido imposible recopilar la letra. No obstante; Luisa Gómez, una anciana nativa de Olanchito, recuerda los primeros versos: “Presidente Carías Andino”, tu labor a la patria engrandece”. Refiere nuestra informante que no solo el 15 de marzo se entonaba “El Himno de la Paz de Honduras”, sino que en la escuela pública de niñas “José Cecilio del Valle”, donde Luisita Gómez estudió, lo cantaban todos los días, antes de entrar en las aulas; a manera de “antídoto” al liberalismo que siempre caracterizó a la ciudad cívica de Olanchito. ¡Cáspita!

Hubieron de transcurrir trece años para borrar tanta ignominia. Siendo presidente del Congreso Nacional el Doctor Modesto Rodas Alvarado h. Se emite el Decreto Legislativo No. 8 que deroga el “Día de la Paz y de dar Gracias a Dios”; el malhadado “Himno de la Paz de Honduras” y el Decreto Legislativo No. 57 del 15 de febrero de 1946 que creó “La Bandera de la Paz”.

El Decreto No. 8 (que reproducimos textualmente en este artículo). Es una joya de buen gusto literario y de respeto a la personalidad del general Carías. Da la impresión que lo elaboró el poeta y Lic. Carlos Manuel Arita Palomo, a la sazón secretario del Congreso Nacional. Ello contribuyó a que al discutirse guardaran prudencial silencio los diputados cariístas. Recordamos algunos y a alguna: Horacio Moya Posas, Eugenio Matute Canizales, Santos Cantarero Suazo, Fabio Murillo, Carmen de Cálix Oliva y otros.

Ciertamente no todo ha sido odio en Honduras. Nuestro país también ha tenido rasgos de civilización y nobleza. Al discutirse el Decreto No. 8, se temió un acaloramiento de ánimos. No se dio. El ala cariísta, se abstuvo de votar. Contribuyó a ello la sutil redacción del Decreto. El cual reza así:

Decreto Número 8
El Congreso Nacional

CONSIDERANDO: que ha sido derogado por el Congreso el Decreto Legislativo No. 40 de fecha 5 de febrero de 1945, que declaraba el día 15 de marzo “Día de la Paz y de dar Gracias a Dios”, fecha del nacimiento del expresidente de la República, abogado y general don Tiburcio Carías Andino.

CONSIDERANDO: que el Decreto Legislativo No. 88 del 12 de marzo de 1945, que declaraba “Himno de la Paz de Honduras”, la composición poética del Lic. Alejandro Alfaro Arriaga con música del filarmónico Práxedes Martínez es una consecuencia del Decreto No. 40 antes citado, procede su derogatoria.

CONSIDERANDO: Que el Decreto Legislativo No. 57 emitido el 15 de febrero de 1946, que crea la Bandera de la Paz, es también una consecuencia del antes citado Decreto Legislativo No. 40 procede así mismo su derogatoria.

POR TANTO,
DECRETA:

Artículo 1º.- Deróguense los Decretos Legislativos No. 88 del 12 de marzo de 1945, que declaró Himno de la Paz de Honduras la composición poética del Lic. Alejandro Alfaro Arriaga con música del filarmónico Práxedes Martínez y el Decreto Legislativo No. 57 del 15 de febrero de 1946, que creó la “Bandera de la Paz”.

Artículo 2º.- El presente decreto entrará en vigencia el día de su publicación en el periódico oficial “La Gaceta”.

Dado en Tegucigalpa, DC, en el Salón de Sesiones del Palacio Legislativo, a los once días del mes de marzo de mil novecientos cincuenta y ocho.

Modesto Rodas Alvarado h.,
Presidente

Miguel Alfonso Cubero Carlos Manuel Arita
Secretario Secretario

Fuente: Decretos del Congreso Nacional Ordinario 1957-1959

Recomendadas Noticias

Fuente: https://www.latribuna.hn/2021/03/20/cuando-la-adulacion-traspasa-los-limites/

About admin

Noticas de interés

GOTAS DEL SABER (54)

ZV 11 septiembre, 2021 – 12:09 am Fuente: https://www.latribuna.hn/2021/09/11/gotas-del-saber-54/

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *